Capítulo 5: 1,2,3…Desaparecí

El enfoque de Lola 0 Comentarios

Tumbada en el sofá cuento los mosquitos que durante el verano se han ido colando en el plafón del techo. Ocho víctimas mortales son las que hay.

plafones-grandes-led-calido-zero-dormitorio-cocina-salon_1

Ocho pequeños seres masoquistas que decidieron volar a hacia la luz a pesar de las advertencias de su entorno. Pero es que siempre pasa lo mismo, en nuestra vida también existe una luz que nos atrae hacia lo prohibido sin dejarnos escuchar que no está claro que haya un buen final.

Y, creerme, que sé de lo que hablo. Hace unos cinco años conocí a un chico la mar de majo que se empeño en venderme que mi vida junto a él sería un camino de rosas.

Al principio, tanta felicidad me escamó, no lo voy a negar, soy de naturaleza desconfiada. Pero después de la tercera cita me dejé llevar creyéndome todo lo que por su boca salía. Os preguntaréis que paso para que le tenga tanto asco, bueno asco se queda corto, mejor llamémosle agonía. Pues que cuando me quise dar cuenta el muy cabr… llevaba una doble vida y estaba felizmente casado, esperando un bebé de su mujer.

Lo sé porque me los encontré un par de semanas antes de navidad enfrente de la puerta de Alcalá, mientras hacia unas fotos que me habían encargado para las felicitaciones de navideñas una empresa. Sí, lo admito, hay gente que se duerme en los laureles con eso de las tarjetas de navidad pero, mira, un dinero extra que me gano.

iluminacion-c-alcala-y-puerta-de-alcala-madrid-06-07iluminacion-alcala-06-madrid-h2

En fin, volviendo a lo del cabr…de mi ex, el muy hijo de fruta tuvo la cara de presentarme a su mujer. A la que, pobre mía, que no tiene culpa ninguna, tuve que dar dos besos.

Todavía no sé como aguanté el tirón y no le solté a la cara todo lo que pensaba.

Recuerdo que ese día llegué a casa en estado de shock, aquello no me podía estar pasando a mí. Pero en cuanto se lo conté a Clara, saco el detective que lleva dentro y confirmo que estaba casado.

Sé que el muy tonto vino a verme a casa dos días después para darme una explicación mientras yo me deshacía en lágrimas. No lo llegué a ver. Clara se encargó del tema.

Por lo poco que escuché desde mi habitación, él no sabía que mi amiga en ocasiones especiales se transforma en un pitbull, sangriento y peligroso, que no duda en atacar sin compasión. Y en esta ocasión lo destrozó. Bueno…más bien es un chihuahua, por el tamaño, pero mala leche tiene para parar un tren. Un consejo: no la enfadéis nunca.

con-el-culo-al-aire-maria-leon-530

Tengo que admitir que no suelo seguir este consejo que os doy pero bueno casi, casi la tengo domesticada. O eso creo… por eso solo temo a medias su reacción cuando llegue a casa.

Al oír la cerradura del piso sé que viene de mal humor. Tengo que reconocer que he huido de la comida como una miserable alimaña con una excusa poco creíble.

-En serio, ¿una llamada de trabajo?-escucho sin sorpresa su reproche-Pero a ti, ¿qué te pasa?

Sin ganas de discutir, levanto la cabeza del sofá y le ofrezco mi mejor sonrisa como ofrenda de paz.

-Va, tonta, que has comido con Lucas Sanz, deberías estar feliz.

-Y lo estoy-afirma con el ceño fruncido-pero no me gusta que mi mejor amiga me deje tirada.

-¿Vas a atacar, verdad?-pregunto molesta.

-No es un ataque, es que desde que lo dejaste con superpapá hace un año…

Sin dejarle acabar me levanto y me voy a mi habitación. Paso de sus charlas, paso de sus juicios y de sus consejos. ¿Por qué no me deja en paz? ¿Tan malo es que no quiera saber nada de nadie?

———————

Frustrante. Esa es la palabra para definir a Lola.

Al principio pensé que era antipática, pero no, ella lo es solo conmigo.

Me he pasado toda la comida intentando entablar una conversación. Y el caso es que no lo conseguí.

Ella hablaba con su amiga y con mi hermano de forma cordial, pero era intentar participar yo y zas, me he llevado de todo. Desde miradas matadoras hasta silencios incómodos pasando por alguna respuesta cortante ¿Se puede saber que le he hecho?

Para colmo, ha tenido la desfachatez de irse en medio de la comida…¿una llamada de trabajo? Pero si vi que ponía Mamá en la pantalla cuando empezó a sonar. ¡Valiente excusa! ¿No se dio cuenta de que dormimos en su lugar de trabajo? Quizás no pensó que cuando volviéramos no iba a estar aquí. Porque no está, que lo he comprobado.

A pesar de ser una mal educada, cosa que suele bastar para que pierda el interés por cualquier tipo de ser, tengo que reconocer que tiene algo que me atrae. No sé lo que es, pero hay algo.

efe47ab5d3e43455c35a8756e2d232ce

Tal vez sea que estoy demasiado acostumbrado a que me bailen el agua o que me haya cansado de tener una Barbie en cada hotel. Lo cierto es que Lola me llamó la atención desde que la vi. Se ve una persona honesta, trabajadora y estoy convencido que, debajo de ese mal humor, es una mujer muy divertida.

Escucho que alguien toca a la puerta, por un momento pienso que puede ser ella, pero me sorprendo cuando al abrir me encuentro con la directora del hotel.

-Señor Sanz-saluda con formalidad.

Me tomo un minuto para observar a la mujer que tengo en frente con detenimiento. La verdad es que no está mal y solo se me ocurren dos razones por las que se haya plantado en mi habitación. O quiere tema o hay un imprevisto muy grande.

images (2)

-Buenas tardes, señora Ibáñez ¿existe algún problema?

-Siento decirle que tenemos un contratiempo, si no le importa le espero en mi despacho en media hora.

Y sin más que añadir pega la vuelta deshaciendo el camino que le llevo hasta mi habitación.

«Vaya, debe de ser importante»pienso mientras comienzo a vestirme de nuevo.

Una vez preparado salgo camino del despacho donde hace unos días concertamos la seguridad. ¿Qué problema habrá surgido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *