Capítulo 12: Domingo por la tarde (2)

El enfoque de Lola 1 Comentario

Escuchando a Adele me dirijo hacia el metro. Ando todo lo deprisa que puedo. No quiero pensar, no quiero sentirme mal otra vez por haber sido una estúpida. Sé que no es para tanto. Tal vez esté exagerando pero las horas que David y yo pasamos juntos me hicieron pensar que quizás había una oportunidad.

No me refiero a una oportunidad para él, ni para mi, si no para mi corazón. Una oportunidad para que vuelva a confiar. Para que vuelva a creer en que las cosas buenas son una realidad. Que el mundo es bueno y la gente es honesta. Una nueva oportunidad para convencerlo de que nadie lo va a engañar. Que nadie lo va a pisotear, ni lo va a destrozar y que puede pasear tranquilamente sin temor. Pero no, una vez más me equivoque.

Con el reverso de la mano seco una lágrima que sin permiso ha rebosado dejando atrás el lagrimal. Con la otra agarro con fuerza el bolso donde llevo la ropa, y comienzo a bajar las escaleras que me llevan a la estación del metro.

ImagenAAK068

Antes de posar el pie en el primer escalón noto como alguien tira de mí haciéndome girar.

Es David. Esta agitado, como si hubiera tenido que correr para alcanzarme. De un tirón me quito los auriculares para escuchar lo que me está diciendo.

-Joder, Lola, ya podía gritar ¿qué coño escuchas tan concentrada?

-Ehh, Adele-comento sin creérmelo todavía. ¿Ha salido detrás de mí? ¿No me ha dejado plantada?

No puedo evitar que se me dibuje una sonrisa en los labios. Tal vez, mi instinto no esté tan mal encaminado.

-¿Dónde ibas? Habíamos quedado.

Su tono denota confusión y cansancio. Tal vez no se haya dado cuenta que me ha dicho nada en todo el día. Es lo normal, ¿no?

-No sabía nada de ti y pensé que estarías ocupado.

-Ah, bueno ¿No te he mandado un mensaje?

-No.

-Entonces solo lo pensé.

Mi cara en ese momento es un poema. ¿Cómo?

-No, no me mires así. Es que hemos tenido un problema muy gordo y con el estrés se me va la cabeza.

-Ya.

Sigo un poco escéptica, este hombre es un poco raro.

-¿Dónde ibas?¿A tu casa? Venga que te llevo.

Así sin más me quita el bolso donde llevo la ropa y echa a andar dirección al hotel. Y yo no puedo evitar que la rabia se apodere de mí. ¿Cómo puede pensar que le voy a seguir así como así?

Hace un momento sentía que era una estúpida por esperar que apareciera sin más y llevarme una decepción al no hacerlo. Y ahora, resulta que él lo daba todo por hecho, esperaba que estuviera esperándole y pretende llevar las riendas de la situación. Me parece que se ha equivocado.

el-secreto-de-sus-ojos_articuloRetrato

-Un momento, ¿dónde crees que vas?

-A por la moto, ¿dónde voy a ir?

Y encima me lo dice tan pancho, será imbécil, por lo menos podría preguntar antes ¿no? Digo yo, que aquí debo de pintar algo pero al señor le debe parecer normal. Él se presenta sin avisar, hace lo que quiere y punto.

-Pues yo me voy en metro-vale, tengo una pataleta.

-¿No quieres que vaya a por la moto?-pregunta incrédulo.

-No, no quiero.

Nos miramos con seriedad a los ojos. Yo le estoy retando y juraría que él intenta averiguar porque me he enfadado. ¿Es que no me lo puede preguntar?

hmprod

-Vale, pues vamos en metro-cede al final.

-Que no, que no vamos. Me voy yo sola-afirmo enfadada mientras intento quitarle el bolso de las manos.

Pero, David, lejos de darme el bolso lo levanta alejándolo de mi.

-Vamos a ver, Lola. ¿A santo de qué viene esta pataleta? Perdona que no te haya mandado un mensaje, se me paso por completo. Pero ya estoy aquí. ¿Cuál es el problema?

-¿El problema?-contesto levantando la voz-El problema es que para ti todo es muy fácil, tu decides si aparecer o no y ahí estoy yo como una idiota esperando. Y, ¿qué me dices cuando apareces? Ah, perdona, solo lo habré pensado. ¿Te parece normal?

Y pasa lo que menos me puedo imaginar, lejos de responderme o de disculparse David rompe a reír. Y yo no sé si darle un bolsazo o echarme a llorar ¿por qué es tan insoportable?

Mientras se descojona en mi cara, le quito de las manos el bolso con la ropa que llevaba ayer y me meto en la estación con la intención de irme a mi casa. Y la verdad es que prefería irme triste a enfadada como ahora.

-Va, Lola, no te enfades-oigo que dice detrás de mi.

Lo ignoro, quiero olvidarme del hombre que está tambaleándolo todo. Hasta que lo conocí yo tenía muy claro que no quería saber nada del género masculino.Y, ahora, no lo tengo tan claro.

En el anden, le oigo hablarme mientras me recoloco los auriculares y le doy al play a la música. De reojo le veo sonreír, espero que no me siga a casa.

Pero cuando llega el metro se sube a el. En un intento de olvidarme de su existencia, me agarro al pasamanos mientras tarareo para mi una canción.

-¿Skyfall? Buen gusto musical-me dice muy bajito mientras me quita el auricular para escuchar lo que mi mp4 esta reproduciendo.

Me ha encerrado entre su cuerpo y el cristal. Si algo se puede decir de David es que es una persona insistente. Intento ignorarlo pero su respiración pausada junto a mi oído lo hace muy difícil.

-¿Vas a seguir enfadada mucho rato?

Niego con la cabeza, con él es imposible, no sé porque derriba todas mis barreras y en sus ojos encuentro la paz. Me giro lentamente haciendo que los auriculares que compartimos caigan y se queden colgando entre los dos.

130324_metro_teatro_cavero_01

Sin atreverme a mirarle a la cara, porque sé que su boca me va a llamar, cazo los auriculares y me dedico a jugar con ellos.

-David, no entiendo nada ¿Por qué fuimos a esa casa?¿Pasó anoche algo más o solo nos besamos? Y hoy, ¿por qué no has contestado mis mensajes? Espero que no pienses que estoy loca pero necesito alguna explicación.

-Vale, hablemos de ello. ¿Me dejas que te invite a cenar?¿En qué parada nos bajamos?

Satisfecha por su respuesta me asomo por encima del hombro para ver donde estamos. Por suerte no nos hemos pasado y aún queda una parada más.

-En la siguiente-le informo sonriendo.

-Bueno pues aún tenemos tiempo.

Y, sin más, lleva mis brazos alrededor de su cuello mientras besa mi sonrisa con pasión.

Un comentario en “Capítulo 12: Domingo por la tarde (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *