¡Sigue la historia!

Colaboraciones 0 Comentarios

¡¡Hola, Holita!!

¡Hoy quiero proponeros un juego! Se trata de algo divertido donde dejemos volar nuestra imaginación. Para ello voy a comenzar una historia, pero solo voy a poner el inicio, el que quiera puede continuarla e ir dando entre todos forma a lo que surja. ¿Os animáis a jugar?

Vamos a poner una sencillas normas para que todo vaya bien:

  • Nada de faltas de respeto.
  • Las entradas como mucho pueden tener 150 palabras
  • Esta historia quedará abierta durante una semana, después si nos gusta la idea comenzaremos otra.

Espero que os animéis a participar en esta historia, yo creo que puede ser muy divertido. ¡Vamos allá!
Como cada mañana Claudia se levantó a las siete, desayunó un café y salió corriendo de casa. Hacía tiempo que se había dado cuenta de que por muy pronto que se despertara, siempre se las apañaba para llegar tarde. A medio camino notó que con las prisas no se había peinado, así que sacó un peine del bolso e intentó arreglarse el pelo mientras se miraba en un retrovisor. Al reparar la imagen que le devolvía el espejo, sacó del bolso un poco de colorete y se lo aplicó en las mejillas. Desde hacía dos semanas, en su cara se habían instalado dos grandes surcos morados, fruto de sus malos sueños…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *