Capítulo 18: Capdevila

Amor por promesa 0 Comentarios

Después de la ceremonia en el jardín mis tíos nos ofrecieron una recepción en el salón acompañada de un gran baile. Como sabéis en la alta sociedad por aquellos años había como costumbre que los hombres se reunieran para hablar de negocios, fumar y tomar una copa antes del baile.

Como podéis imaginar aproveché esta ocasión para acercarme a Andrés Capdevila. Quería tenerle de frente. Quería mirarle a los ojos para conocer bien a mi rival.

al-capone_2889893b

El flamante prometido de la mujer que amaba resultó ser bastante fanfarrón. Se rodeaba de malos modales y pésimas palabras que no hacían más que delatar su origen a pesar de la fortuna que le arropaba. Estaba claro que todo lo que tenía lo había conseguido por medio de malas artes como la extorsión, el engaño y, quien sabe, quizás algún que otro robo o saqueo. Y que además no dudaba de jactarse de ello. Si algo me quedó claro en aquella ocasión, además de sus pocos escrúpulos, fue que le gustaban los exceso. Bebía en demasía y tragaba más humo que el tiro de la chimenea de mi salón. La mejor parte del encuentro fue un par de advertencias veladas que decidió lanzarme envalentonado por el alcohol. Mi tío clavo sus ojos en el y yo decidí hacer oídos sordos para no estropear el día. Después de todo estábamos de celebración y un elemento como él no la iba a estropear.

Unknown1

Una vez mi prima y su esposo inauguraran el baile tuve que ver como Gala languidecía entre sus brazos. Sus movimientos eran tan torpes y primarios que delataban su poca educación sobre la materia. Él clavaba los ojos en mí, ella tenía cara de apuro y yo estuve tentado un par de veces en salir a su encuentro. Pero aquello hubiera sido la ofensa que su prometido buscaba y no era la ocasión de dar un escándalo. Cuando su tío le pidió un baile escuché respirar a mi tía.

-¿Todo bien tía?-pregunté conociendo la respuesta.

-Rezaba para que dios no te dejara moverte de mi lado. Ese hombre te lleva desafiando toda la noche.

-No me va a encontrar, hoy, no-respondí tranquilo.

La cara de mi tía reflejó miedo por la determinación que escuchó en mis palabras.

-Luis, por dios, ten cuidado.

Una semana después de la boda de mi prima tenía prácticamente trazado un plan. Mi tío Tomás había hablado con su tío. Este no le tenía ninguna estima a Capdevila y aunque no nos podía ayudar, podía no hacer nada.

De esta forma conseguí hablar dos veces por teléfono con ella para ir contándole los pocos detalles que tenía. Quedaban más de tres semanas para que ella viajara a Barcelona.

Mary_Forbes_Maureen_O'Sullivan_Frank_Albertson_So_This_Is_London_1930

Aprovecharíamos ese viaje para escapar. Ella subiría al tren haciéndole entender a todo el mundo que viajaba a la ciudad Condal. Pero lo que no sabía nadie, excepto mi tío, es que yo estaría dentro de su vagón esperándola para hacer un cambio de tren. Viajaríamos a París. Allí nos casaríamos y viviríamos el tiempo necesario para que todo se calmara. Esperaba que aquella ciudad le gustara lo suficiente como para iniciar una nueva vida pero sino le agradaba elegiría ella misma donde quisiera vivir.

Estaba ilusionado, me sentía satisfecho. Ese mismo día había recogido los billetes de tren que nos llevarían hacia la libertad. Gala y yo viviríamos la historia de amor que nos merecíamos juntos. Las heridas que el pasado había dejado en su alma curarían junto a las que yo mismo tenía, la vida había sido injusta con nosotros y yo exigía que nos recompensara por ello. Lo que aún no había aprendido es que al destino no se le puede exigir nada…pero muy pronto me daría esa lección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *