Capítulo 10: Su reacción

Amor por promesa 0 Comentarios

No puedo negar que disfrutamos ese beso más tiempo de que yo esperaba. Cuando al fin conseguí apartar de ella la encontré con una sonrisa triste en los labios, evitando mirarme.

images (5)

-Luis, esto no puede ser-observó con tranquilidad.

Asombrado por su actitud la observé intensamente, esperaba sus gritos, sus malos gestos y que me tachara como el ser más patán que se había cruzado en su vida. Pero en cambio me encontré la calma que te infunde la certeza. ¿Cómo podía luchar contra ello?

Desesperado, me llevé las manos a la cara con impotencia antes de hablar.

-¿Cómo puedes estar tan segura?

-Muy sencillo, me casó en seis meses y te puedo asegurar que pocas cosas pueden romper ese compromiso.

-¿Le quieres?-pregunté en un susurro.

-¿A quién le importa eso?-dijo mientras se sentaba derrotada.

Me senté a su lado mientras meditaba mi respuesta. Su tono no dejaba lugar a una discusión. Se la veía derrotada, igual que un preso que acepta que su destino es el patíbulo. Me costó un poco asimilar lo que me estaba dejando entrever, al parecer en su matrimonio era una transacción comercial más que nada.

-A mí me importa, Gala. Si no le quieres todo se puede arreglar-expliqué cogiéndole de la mano-. Iré a Barcelona y hablaré con tu padre si me das tu permiso.

coger de la mano

Con gesto cariñoso posó su mano sobre mi mejilla, la ternura que vi reflejada en sus ojos hizo aletear mi corazón dándome la certeza de que no estaba equivocado.

-No te esfuerces, no va a valer de nada. Es un gesto muy noble por tu parte. Te aseguro que si las cosas fueran de otro modo no dudaría en aceptar tu propuesta. Pero hay veces que el deber es más fuerte que lo que nos gustaría que pasara. Lo siento.

Levantó lentamente su mano para depositar un suave beso en mi mejilla. Me miro un instante a los ojos y sin más de despidió. La vi alejarse con paso firme y certero hasta que la perdí de vista.

Instantes después salí por la misma puerta que ella del parque camino de mi casa. Había sido tan tajante que no fui capaz de rebatirla, estaba en aturdido ante tata firmeza. ¿Por qué no podía romper su compromiso? ¿Sería verdad que sentía algo por mi? ¿Por qué iba a poner en juego su felicidad? Tal vez pudiera hacerla cambiar de opinión con tiempo, pero justo eso era lo que más me faltaba. Había dicho que quedaban seis meses para su enlace y debía suponer que en breves volvería a Barcelona.

carygrantwalking1

Aún me quedaba una oportunidad de volver a verla, en pocas semanas se celebraría el enlace de mi prima con su futuro esposo. Ella había confirmado su asistencia. Mientras tanto yo intentaría averiguar cuál era la razón por la que estaba tan segura de que jamás se rompería su compromiso.

Sin perder tiempo, al llegar a mi casa, ordené que prepararán el coche y me equipaje. Tenía una visita pendiente a la ciudad condal y cuanto antes llegara, antes podría ponerme a trabajar en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *